Ya podemos ver por Starzplay la serie que continúa la película homónima del 2018, dirigida por Carlos López Estrada, Blindspotting. Una especie de spin off que sucede seis meses después de los acontecimientos de la cinta, y sigue a Ashley, la mujer de Miles. Una pareja que vive aparentemente feliz, hasta que en plena Navidad detienen y encarcelan a Miles por posesión de drogas.

A partir de este suceso se plantea la premisa de la serie, y por supuesto todo se desmoronará para nuestra protagonista. Ante la encrucijada, y sin tener más opción, ella deberá mudarse con su hijito a la casa de su suegra, interpretada por una acertadísima Helen Hunt. Lo cierto es que Ashley (Jasmine Cephas Jones) no se lleva nada bien con su pariente política. Es así que, entre su inestabilidad emocional y situaciones algo grotescas y disparatadas, avanzará la ficción.

Más allá de los conflictos típicos de una familia, esta comedia dramática también indaga la actualidad de la comunidad afroamericana en los Estados Unidos. Cuadros musicales, y la cultura del hip hop como estilo de vida, recordemos que este movimiento surge en los años 70´como respuesta a la represión que padecía dicha comunidad, son pilares del relato.

Por ejemplo, tenemos a protagonistas derrumbando la cuarta pared y hablándonos directo a cámara, más allá de la musicalidad, la poesía y una impronta mucho más femenina que en la película. Es decir, los conflictos aquí son de mujeres que salen a la calle a pelearla, sorteando todo tipo de adversidades. Racismo, violencia policial y otro tipo de injusticias, da cuenta a su vez esta serie heterogénea en estilos que no dejará a sus espectadores indiferentes.

Por María Paula Ríos.
paula@admitone.fun

 

Deja un comentario