En forma de falso documental, habemus esta película tan aguerrida como su título, dirigida por José Leandro Córdova. Años 90´, la historia gira en torno a Nico, un chico de la clase alta mexicana que decide filmar un documental sobre una banda de filosofía punk, que por supuesto rechaza y cuestiona todos los cánones sociales establecidos. Una banda liderada por Omar, quien a pesar de su rebeldía se enamora un poco de esta idea de ser retratado.

Nico tiene novia de su misma clase social, y una hermana que lo ayuda en su decisión de llevar adelante esta película. Una filmación que trasciende estrictamente lo cinematográfico, ya que Nico encuentra aquí amigos y un modo de vida donde los excesos y la delincuencia son moneda corriente. Se forma así una especie de pacto entre el protagonista, la tribu urbana, y la propia cámara que registra más allá de la voluntad de quien la maneja.

Música estridente, peinados en cresta, robos a instituciones católicas, hasta asesinatos… Club Internacional Aguerridos, como mencionamos en el primer párrafo, es tan punk en su forma como lo que retrata. No hay concesiones, sexo, droga y rock and roll en forma literal. Los chicos están desinhibidos y se sienten liberados, a pesar de la marginalidad, sin nunca perder los códigos y la fraternidad formada.

Una película hecha con escasos recursos, pero muy inteligente. El registro documental en blanco y negro ayuda a dotar de fuerza a los personajes. A pesar de ser coral, cada integrante deja marcada su impronta de manera natural, cotidiana y creíble. Marginal, pero sin pornomiseria; una cámara que retrata sin juzgar a seres con ideales que sobreviven como quieren y pueden.

+sobre el BAFICI

Por MarĂ­a Paula RĂ­os
paula@admitone.fun

 

 

1 Comentario

Deja un comentario