Una mujer (Mélanie Laurent) despierta casi asfixiada en una cámara criogénica que tiene el tamaño de un ataúd, con el plus extra de los avances tecnológicos que un cajón rústico no puede brindar. Los recuerdos son vagos: ¿Qué hace allí? ¿Qué está sucediendo? ¿Quién es ella?, estos son algunos de los enigmas que tendrá que comenzar a descifrar, y esta es la premisa de la nueva película del realizador Alexandre Aja, para la plataforma Netflix.

El que conoce el cine de Aja, desde Alta Tensión, pasando Piraña 3D, hasta llegar a su última cinta, Infierno en la Tormenta; sabe que es un director narrativamente opresivo, y claro que Oxígeno no será la excepción. Estamos ante un ejemplo de cómo con pocos elementos se puede crear nervio y suspenso, manteniendo el interés de una historia casi a tiempo real.

La cápsula le marca a nuestra protagonista que le queda solo un 35% de oxígeno. El tiempo le juega en contra para desentrañar porqué está allí, y así poder escapar. Por lo que la angustia jugará un papel principal, tanto en nuestra psicología como en la del personaje. Gracias a la inteligencia artificial, a pesar del acotado espacio, la narración puede tomar otros caminos y desplegarse para ayudar a reconstruir la historia.

Una historia que más allá del suspenso, indaga un flanco existencial como el de la identidad. Lo emocional cala con la intriga generando un combo explosivo (ficcionalmente hablando). El amor, las motivaciones, la necesidad de pertenecer… Oxígeno da un paso más allá de la ciencia ficción para inquirir nuestra esencia como ser humano. Todos en algún momento debemos tomar elecciones riesgosas, sufrimos perdidas y debemos reinventarnos para seguir adelante.

De esto se trata señores, de sobrevivir, de respirar, de descubrir quiénes somos, más allá de las circunstancias hostiles que nos puedan rodear. A veces es necesario sentir ese pellizco en la piel para despertar del letargo y así repensar y dotar de sentido nuestra existencia. Lo nuevo de Alexandre Aja ya está disponible en Netflix.

Por María Paula Ríos
paula@admitone.fun

Deja un comentario