Palestra  forma parte de la Competencia Oficial Argentina del BAFICI, y de la mano de Juan Pablo Basovih Marinaro y Sofía Jallinsky, esta premiere mundial tiene varias cosas que decir y mostrar. En clave de comedia absurda y toques de humor negro, la película se aferra a un tema muy propio del universo íntimo hoy en día tanto de hombres y mujeres, como es la depilación, para sacar a relucir historias del pasado que devienen en debate moral, filosófico y estético.

Tres mujeres de mediana edad responden a la convocatoria de un fotĂłgrafo quien busca modelos para su prĂłxima exposiciĂłn. Sin mucho detalle del arreglo, las chicas aceptan la propuesta y el fotĂłgrafo es citado a la casa de una de ellas: escenario principal de toda la acciĂłn.

Allí, entre conversaciones de amigas con toques prestados del absurdo, los relatos se vuelven la música que acompaña imágenes de gran osadía conceptual. La apatía, el detalle del cuerpo femenino y una suerte de ambiente macabro son los componentes de Palestra, una película que puede incomodar a todo aquel que no logre entrar en el mood que propone.

La cera depilatoria es la excusa para sacar a relucir morbos sexuales y hasta complejos, que van desencadenando una ola desenfrenada de comentarios y tensión narrativa que al llegar a su punto más cúlmine no puede más que dejarse explotar y hacer estallar por el aire toda forma y contenido. Palestra es divertida y a la vez incómoda, y son esas dos cualidades las que hacen de ella una muy buena y original propuesta baficera.

+sobre el BAFICI

Por Paula Caffaro.
paula.c@admitone.fun

 

 

 

Deja un comentario