¿Quién no se ha sentido nostálgico alguna vez? Recordar el pasado y añorar los tiempos que ya no volverán, al menos, de la misma manera en los que fueron, es el sentimiento que mueve las acciones de Stefan (Alain Chabat) un chef divorciado que vive acorralado en el restaurante que heredó de su familia.

En un pintoresco pueblito francés el restaurante familiar de Stefan es conocido por servir el mejor pato de la zona. Es indudable que tiene talento y una receta ancestral que ha venido mejorando con el paso del tiempo y su experiencia en la cocina. Sin embargo, la vida apacible, y tranquila para un hombre de su edad, no parece conformarlo. Sin conocimientos en redes sociales, Stefan encuentra en Instagram un placebo para su soledad. Tomar fotografías de su vida cotidiana lo alejan de la rutina y hacen de la cotidianeidad algo más placentero.

En ese nuevo descubrimiento digital comienza a chatear con Soo (Doona Bae) una supuesta artista plástica residente de Seúl, Corea del Sur. El intercambio de mensajes comienza a ocupar casi el cien por cien del tiempo de Stefan logrando cambiarle el humor y hasta planear profundas modificaciones edilicias en su restaurant. Su familia muy asombrada no puede creerlo, pero menos lo hacen cuando repentinamente Stefan compra un boleto para ir a ver florecer los cerezos a Seúl. ¿Casualidad? No lo creo.

Una vez aterrizado en suelo oriental, todo parece dar un giro inesperado. Su estancia en Seúl comienza a teñirse de un sentido de transformación personal que lo llevan a descubrir su costado más juvenil y sincero. A la par, y como guiño divertido del film, su cuenta de Instagram pasa de 24 seguidores a más de 10 mil que siguen virtualmente las aventuras de este #amantefrancés con el hashtag #estoyaquí. De buenas a primeras, la vida apacible de la campiña se convierte en una continua exposición y fama repentina. Stefan es ahora el nuevo talento de internet y todos quieren saber qué hace y deja de hacer.

Con Corea del Sur como excusa para un viaje personal, Te Sigo, es un film en clave de comedia romántica, que, con su ritmo ágil y diálogos divertidos, acercan al espectador a una experiencia de encuentro con otra cultura y la posibilidad de vivir experiencias enriquecedoras a través de un protagonista tan carismático como genuino. Además, la película recupera el concepto del recobro del tiempo perdido y la nostalgia convertida en el motor de un nuevo comienzo.

Ya puedes ver esta divertida comedia en Cining.

 

Por Paula Caffaro.
paula.c@admitone.fun

Deja un comentario