Los fanáticos de Wes Anderson ya pueden festejar, porque el 18 de noviembre llega su última película: La Crónica Francesa. Manteniendo vigente su sello de autor, podremos encontrar una estética visual intacta, un reparto coral de lujo y un guion preciso que deja vislumbrar un humor ácido exquisito.

La historia sigue a un grupo de periodistas de una prestigiosa publicación estadounidense basada en una pequeña ciudad de Francia. Estructurada a partir de las crónicas de su último número, la cinta muestra las circunstancias en que se dio vida a cada una de las piezas redactadas. Para prepararnos para el estreno, ¿Qué mejor que repasar cinco curiosidades sobre esta carta de amor al periodismo?

MUSAS

La película tiene tres fuentes de inspiración: la prestigiosa publicación estadounidense The New Yorker, el cine francés y la estética de Francia, su país por adopción. Cuenta el actor Owen Wilson, compañero de habitación de Anderson en la universidad y uno de sus actores fetiches, que el realizador leía constantemente The New Yorker.  Por su parte, Andrew Weisblum, quien edita las películas de Wes, expresó: “La película nace de su amor por el cine, la literatura y cultura francesas y sus experiencias en Francia durante los últimos diez años, eso es lo que él quiso evocar y compartir aquí”.

 

CRÓNICAS FOREVER

La película está estructurada como cuatro crónicas. Una colección de historias con exquisitos recursos visuales, giros desopilantes y actuaciones extraordinarias. La primera es una colorida crónica que hace el periodista Herbsaint Sazerac (Owen Wilson) sobre Ennui-sur-Blasé, la ciudad donde transcurre la película. La segunda gira en torno a la obra del pintor criminal Moses Rosenthaler (Benicio del Toro), quien es promovido por el marchante de arte Julian Cadazio (Adrien Brody). La tercera, está a cargo de la ensayista Lucinda Krementz (Frances McDormand), un relato personal sobre reclamos y pasiones que empujan a la romántica juventud de Ennui a iniciar una huelga general que lleva al cierre de todo el país. Completa la colección un retrato del legendario chef Nescaffer (Stephen Park), el cocinero del comisario de la ciudad; un relato de suspenso contrarreloj.

 

WELCOME TO ENNUI-SUR-BLASÉ

Para componer la ciudad de Ennui-sur-Blasé, Anderson y su equipo decidieron establecerse en la localidad de Angoulême, en la región sudoeste de Nueva Aquitania: “Angoulême tiene la antigüedad y arquitectura adecuadas para crear hermosos cuadros”, expresó el equipo. Allí hallaron una vieja fábrica de fieltro que convirtieron en un estudio de cine en miniatura.

 

DIORAMA STYLE Y 30 SETS

En línea con sus demás películas, esta sigue la característica forma de encuadrar del realizador al estilo de dioramas vivientes. “Cuando leí el guion, ya en las primeras treinta páginas me quedó claro que cada oración requería un set. Recurso que viene directamente de la animación, donde cada toma realmente es su propio set y hay una atención constante y microscópica a cada detalle visual”, explicó Weisblum. (¡Maniac Art!)

 

LOS DE SIEMPRE Y LOS DEBUTANTES

La cinta cuenta con un elenco coral destacado. A los reconocidos actores y actrices que colaboran asiduamente con el cineasta, como Bill MurrayAdrien Brody, Owen Wilson, Jason Schwartzman y Tilda Swinton, se suman otros nombres célebres que debutan en el “universo Anderson”. ¿Algunos de ellos? Benicio del Toro, la actriz francesa Léa Seydoux y Timothée Chalamet, quien describe así la experiencia de ser parte de una película: “Es una máquina increíblemente bien aceitada. No se desaprovecha nada, todo funciona… todos están unidos detrás de la visión de Wes y contribuyen a que cobre vida”.

 

Por Redacción Admit One.

 

 

Deja un comentario